El Blog

Cómo optimizar una web para SEO

Culpable... Graciela Pérez

¿Sabes cómo optimizar tu web para SEO? El objetivo de la optimización de los motores de búsqueda es hacer que las arañas no solo encuentren tu web y sus páginas sino que además clasifiquen la relevancia de la página para que aparezca en las primeras posiciones de los resultados de los motores de búsqueda. El proceso de optimización no es un proceso de una sola vez sino que requiere de mantenimiento, ajustes, pruebas y monitorización constantes.

A continuación te mostraré un amplio proceso de cuatro pasos para que optimices tu web para SEO. Te recomiendo que uses este post como checklist para no dejarte nada en el tintero.

1. Análisis del mercado objetivo

Análisis de la web. Analiza las keywords, textos visibles y también el código para determinar cómo de bien (o mal) posicionado estás en los motores de búsqueda. Por ejemplo, ¿cuánto código tiene una página en comparación con el texto?

Análisis de la competencia. Examina las palabras clave del contenido y observa también las keywords por las que se posicionan tus competidores para así poder determinar una estrategia efectiva de posicionamiento. Elige los cinco primeros resultados de la lista de Google para comenzar con este proceso, amplía la búsqueda si es necesario y usa herramientas como por ejemplo semrush.com y keywordspy.com para ayudarte con dicho análisis.

Nominación “real” de keywords. Crea una lista priorizada de términos de búsqueda específicos relacionados con tu base de clientes y tu segmento del mercado. Comienza preguntándote: ¿qué escribiría en Google para encontrar la web de mi empresa? ¡Pregúntale a tus clientes!

2. Optimización y desarrollo de keywords

Análisis de las keywords. Va más allá de la propia palabra o frase. Crea una lista específica de keywords y palabras relacionadas. Revisa las keywords de tu competencia y otras fuentes de tu sector. Usa tu lista para determinar un número indicativo de consultas recientes en motores de búsqueda y cuántos sitios web compiten por cada palabra clave. Prioriza las keywords, frases, plurales, singulares y errores ortográficos. Si los usuarios de búsqueda suelen escribir mal una palabra clave, debes identificarla y usarla. Ten en cuenta que Google intentará corregir el término a buscar así que úsalo con cuidado.

Evaluación de la clasificación de referencia / ranking. Debes comprender dónde te encuentras ahora mismo para poder evaluar con precisión tus clasificaciones futuras. Mantén una hoja de Excel para comenzar el proceso. Verifica semanalmente y a medida que vayas sintiéndote más cómodo verifica cada mes o cada mes y medio. Deberías de ver mejoras en el tráfico del sitio web que es un indicador clave del progreso de tus keywords. Algunos expertos en SEO dirán que las clasificaciones están muertas. Sí, el tráfico y las conversiones son más importantes pero utilizaremos las clasificaciones como un indicador más a tener en cuenta.

Metas y objetivos. Define claramente tus objetivos de antemano para que realmente puedas medir tu ROI desde cualquier programa que implementes. Comienza de manera simple, pero no omitas este paso.

Ejemplo: Puedes decidir aumentar el tráfico de tu web desde una base actual de 100 visitantes por día a 200 visitantes durante los próximos 30 días. O puede que desees mejorar tu tasa de conversión actual de 1% a 2% en un período específico. Puedes comenzar con números agregados de nivel superior pero debes profundizar en las páginas específicas que pueden mejorar productos, servicios y ventas comerciales.

3. Optimización del contenido

Crea títulos de página. Los títulos basados en keywords ayudan a establecer el tema y la dirección de la página para tus palabras clave.

Crea metatags (metaetiquetas). Las meta etiquetas pueden influir en los clicks pero no se usan directamente para las clasificaciones ya que desde 2009 Google no utiliza el metatag Keyword.

Coloca frases de búsqueda estratégicas en las páginas. Integra las keywords seleccionadas en el código fuente de tu website y el contendido existente en las páginas designadas. Asegúrate de aplicar una guía sugerida de 1 a 3 keywords / frases por contenido y agrega más páginas para completar la lista. Asegúrate de que las palabras relacionadas se utilizan como una inclusión natural. Ayuda a los motores de búsqueda a determinar rápidamente de qué trata la página. En el pasado se recomendaban de 100 a 300 palabras en una página. Muchas pruebas muestran que las páginas con 800 hasta 2.000 palabras pueden superar a las más cortas. Al final los usuarios, el mercado, el contenido y los enlaces determinarán la popularidad y los puestos de clasificación.

Desarrolla nuevos sitemaps para Google. Facilita a los motores de búsqueda indexar tu sitio web. Una versión HTML es el primer paso.

Enviar el sitio web a directorios (uso limitado). Los profesionales en SEO no envían la URL a los principales motores de búsqueda pero es posible hacerlo. Una forma mejor y más rápida es recuperar los enlaces a tu site de forma más natural. Los enlaces hacen que tu web sea indexada por los motores de búsqueda.

4. Mide y testea continuamente

Analiza el ranking de los motores de búsqueda para determinar la efectividad de las estrategias que has implementado incluyendo la evaluación del rendimiento de las keywords. Prueba los resultados de los cambios y haz un seguimiento en una hoja de Excel (o lo que te resulte más cómodo).

Es importante medir, modificar y añadir más keywords al contenido ya que son necesarias para mejorar tu clasificación en los motores de búsqueda. También debes revisar tus enlaces (internos y externos) y asegurarte de que sean relevantes para tu negocio.

Y dicho esto solo me faltaría recordarte que en Esmartia nos gusta hacer las cosas bien y el SEO no iba a ser menos. Si necesitas ayuda con el tuyo no dudes en contactarnos, ¡te ayudaremos encantados!

Tags: Marketing online, marketing digital, seo