El Blog

Cómo crear un asistente virtual personalizado con inteligencia artificial

Culpable... Marta Lobo

Los asistentes virtuales personalizados ya son una realidad tan tangible como esa taza de café calentita a la que te aferras cada mañana.

Con su llegada a nuestras vidas, Chat GPT dio el pistoletazo de salida y, a partir de ahí, la IA está redefiniéndolo todo.

¿Es posible que un puñado de algoritmos y códigos pueda transformar la forma en que trabajamos, interactuamos y crecemos empresarialmente? Spoiler: La respuesta es sí.

¿Y qué puede ofrecerte un asistente virtual con inteligencia artificial? 

No vamos a desvelar todas las cartas en la primera jugada. Poco a poco y con buena letra.

¿Qué es un asistente virtual y para qué sirve?

Un asistente virtual personalizado es como es amigo tuyo que siempre se apunta a tus planes, que nunca te dice que no y con el que puedes contar a las 3 de la mañana de un lunes porque no puedes dormir. 

Todo eso y más, pero a nivel empresa. Suena bien, eh?


Puede encargarse de programar tus reuniones, responder a esos emails que no dejan de llegar, solventar las dudas de tus clientes o realizar análisis de datos… Vamos, que un asistente virtual viene a ser un pequeño genio digital se encarga de todo eso que a ti llega a sobrepasarte.

¿Recuerdas cuando para cambiar el canal de la TV tenías que levantarte para presionar un botón? Hoy solo tienes que pedírselo a Alexa. Pues en tu empresa, más de lo mismo. Pero no se trata solo de un lujo que te hace la vida más cómoda (que también). A nivel empresarial, un asistente virtual personalizado se traduce en más tiempo para que tú puedas enfocarte en lo realmente importante y, admitámoslo, en menos dolores de cabeza…

Ventajas de un asistente virtual personalizado para tu negocio

Venga, seguimos desvelando cartas. Vamos a desgranar las ventajas de tener un asistente virtual personalizado para tu negocio:

 

EFICIENCIA: Olvídate de todas esas tareas repetitivas que consumen un montón de tiempo y que, todo hay que decirlo, te aburren soberanamente. Con un asistente virtual a tu lado que se encargue de todo eso, tú podrás dedicarte a poner en solfa estrategias de crecimiento para tu negocio y, ¿por qué no? relajarte por las noches viendo tu serie favorita de Netflix sin pensar en el papeleo aburrido de la mañana siguiente.

DISPONIBILIDAD: Yo necesito descansar. Tú necesitas descansar. Él necesita descansar. Nosotros necesitamos descansar… Pero los asistentes virtuales, no. Trabajan 24/7, sin días libres ni vacaciones. En otras palabras, con un asistente virtual tu negocio siempre está despierto, respondiendo consultas de clientes y atendiendo sus necesidades, sea la hora que sea y sea el día que sea.

PERSONALIZACIÓN: Cada persona es única. Y cada perro. Y cada gato… Y cada negocio también. Y un asistente virtual puede ser programado para entender y adaptarse a las necesidades específicas de tu empresa. Podrá manejar tus correos, adaptar las comunicaciones a tu buyer persona, conocer a fondo tu inventario, tus cuentas, tus procesos internos, e incluso darte recomendaciones basadas en el análisis de datos de tu empresa. 

AHORRO: Hablando de cuentas, un asistente virtual sale muy a cuenta económicamente. No necesita un puesto en la oficina, ni tickets restaurante, ni aumentos…De hecho, no necesita ni sueldo. 

ESCALABILIDAD: A medida que tu negocio crece, tus necesidades cambian. Y un asistente virtual puede adaptarse y escalar con tu empresa, dándote más soporte y funciones según sea necesario. 

 

Trabaja incansablemente, se maneja perfectamente en una gran variedad de tareas y te permite centrarte en hacer crecer tu negocio sin distracciones. ¡Menudo fichaje!

¿Puede un asistente virtual sustituir la atención al cliente?

Vamos a utilizar una analogía para profundizar en esto: Un equipo de baloncesto, por ejemplo. Cada jugador tiene un rol. Roles muy importantes por separado que juntos funcionan como un gran equipo. ¿Y si entrara en el equipo un super jugador capaz de adoptar las funciones de cada uno de esos roles? ¿Podría ocupar el puesto de todos los demás jugadores? De uno en uno, sí. De todo el equipo a la vez, no.

Un asistente virtual es capaz de hacer cientos de tareas. Y de hacerlas bien. Responder preguntas frecuentes, ayudar en procesos de compra, encargarse de reservas o devoluciones… Y todo esto sin sudar. Pero, y aquí viene el gran “pero”, hay momentos en los que, como en el baloncesto, la experiencia, el toque humano y el trabajo en equipo son insustituibles.

Siempre habrá clientes que necesiten ese “algo más” que solo un humano puede dar. O situaciones complejas que requieran de la experiencia de tus jugadores más veteranos… Así que, no. Un asistente virtual no puede sustituir a todo un equipo de atención al cliente. Pero sí puede complementarlo y potenciarlo de forma espectacular.

Si juntas la eficiencia, la disponibilidad y la rapidez de la tecnología, con la empatía, comprensión y experiencia humanas, tienes la combinación ganadora para ofrecer la mejor experiencia posible al cliente.

5 pasos para crear un asistente virtual personalizado con IA

 

asistentes virtuales

Seguimos desvelando cartas… Ya las últimas. Para que veas el poker de ases completo. 

¿Cuáles son los pasos a seguir para crear un asistente personalizado con IA sin tropezarse en el camino?

 

  1. Definir funcionalidades y objetivos: El primer paso es determinar qué tareas quieres que realice tu asistente virtual. Ya has visto que es capaz de llevar a cabo unas cuantas, así que, fijándote siempre en tus objetivos empresariales, piensa en qué podría ayudarte (e, importante, en qué no).

  1. Elegir la plataforma de IA adecuada: Ya sabes que ahora mismo tienes sobre la mesa una gran cantidad de IAs conversacionales con las que aliarte, como Google Assistant, Microsoft Bot Framework u OpenAI, entre otras. Cada plataforma tiene sus propias características, capacidades y limitaciones, por lo que tienes que tomarte tu tiempo en este paso y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades específicas.

  2. Recopilar y preparar datos: A la hora de entrenar a una IA, el suministro de datos es importantísimo. Así que, si quieres que tu asistente virtual sea realmente eficaz, tienes que entrenarle con datos relevantes, teniendo en cuenta que la cantidad y la calidad de los mismos tendrán un gran impacto en el rendimiento del asistente. Eso sí, te avisamos desde ya, el proceso de alimentar a una IA y ajustar parámetros requiere conocimientos técnicos de aprendizaje automático y procesamiento del lenguaje natural.

  3. Integración y pruebas: Una vez que termines con el entrenamiento, llega la hora de integrar tu asistente virtual con las plataformas y herramientas que tendrá que utilizar, como sistemas de correo electrónico, calendarios, bases de datos... Y, por supuesto, no pases por alto el momento de probar exhaustivamente para asegurarte de que responde a las solicitudes con exactitud y realiza las tareas como esperas que lo haga. Es un paso clave en el que detectar posibles cambios que debes hacer ahora para asegurarte de que después todo irá como la seda.

  4. Despliegue y monitoreo continuo: ¿Tu asistente virtual ya está funcionando y todo está comprobado y requetecomprobado? ¡Redoble de tambores! Toca presentárselo al mundo y dejar que empiece a trabajar. Pero no olvides monitorear su rendimiento continuamente y realizar ajustes y mejoras si lo ves necesario. Ahora que ya lo tienes volando libre, el feedback de los usuarios se convertirá en el bastón en el que apoyarte para perfeccionar la funcionalidad y eficiencia de tu asistente virtual.

 

Consejito extra: Durante la creación de tu asistente virtual personalizado, no dudes en iterar las veces que sea necesario en cada paso para alcanzar esa perfección que necesitas.

¿Quién te iba a decir a ti hace un par de años que esto de la inteligencia artificial traería tantas ventajas a tu día a día? Sí, vale, lo sabemos… Así de primeras abruma un poco. Pero, si todavía no sabes por dónde cogerlo o cómo aprovechar todo el potencial de la IA, ¡tranqui, por aquí nos tienes para lo que necesites!

 

¿Quieres que hablemos de IA y Marketing?

Tags: Inteligencia Artificial, captación de leads, creatividad